domingo, 31 de julio de 2011

Contando


Que pereza...

Primero se acaba el domingo. Segundo no tengo el martes libre. Tercero me duele el lado izquierdo de mi pecho. Cuarto no he comido postre hoy. Cinco no salimos al cine. Sexto no tengo sueño. Séptimo debo madrugar mañana (como todos los días laborales). Octavo debo hacerle un mandado a mi madre mañana y solo se puede hacer en horas de oficina, horas en que no puedo salir... ¿Será que lo hago hasta el viernes? Noveno se enoja conmigo cuando a que complicó las cosas fue ella. Décimo se despide haciéndose la víctima y la que se siente mal soy yo.

Y es que si uno no escucha a los padres, le pegan esa hablada de... y uno ahí calladita sin nada que hacer. Pero cuando son ellos los que no escuchan, buscan la forma de hacerte sentir mal y tras de todo debes solucionarles el problema.

Al menos hoy no duermo sola... él me alegra el día...

4 comentarios:

Be dijo...

Comparto hasta el punto cinco....y te envidio tanto ese final, xq yo no le vi en todo el fin!

X lo menos lo tienes, eso borra todo x un rato :)

Palas dijo...

Beiux, él fue como esa cereza al final o principio del postre jejeje... es una bendición, no sé que haría sin él :)

Espero que sigas mejor de salud, la mía siento que me esta carcomiendo poco a poquito últimamente...

Besos querida!!!

Be dijo...

La mía está parecida nena...y el clima no ayuda en lo más mínimo!

Palas dijo...

a mí yo creo que eso es lo único que me ayuda, entre más frío y lluvioso, mejor... jejeje