jueves, 9 de diciembre de 2010

Hablar menos, escuchar más


Bien dice el dicho que Dios nos dió dos oídos y una boca con el objeto de que escuchemos más y hablemos menos.

Recientemente me dió colera escuchar como una de mis tías se quejaba de mi, a mis espaldas con mi madre... según ella se preocupa por mi y si la hubiese tenido en frente le hubiera dicho un par (o mas) de verdades...

¿Cómo puedes decir que alguien te importa si no sabes nada de ella? Si no tomas el tiempo para llamar ni una vez a la semana, ni pasar a la casa, ni nada... ¿cómo pretendes saber si las cosas están bien o no?

Se quejó de que el corredor estaba sucio, las plantas secándose, llena de papeles... ¿será que se le olvidó que este fin pasado eran las elecciones de alcalde y pasaban a cada hora dejando papelitos en la casa? Las flores y plantas están en todas... reciben agua de la misma forma que mi madre les echaba...

Le contó que estoy deprimida... ¿cómo? pero si no lo estoy, soy demasiado feliz... cierto mi madre me hace dem falta pero tampoco es que no puedo vivir sin ella y estoy por cortarme las venas con galletitas soda...

Estoy en una nueva etapa, vivir sola, hacerme cargo de un hogar, de las cuentas, de todo... y seguro mi tía pretende que sea como ella... pagar a gente por que le tenga limpia la casa y sus alrededores. Pasar rascándome "las tetas" todo el día pues ella es pensionada así como mi tío...

Pues no. Estoy a cargo de la casa, trabajo tiempo completo y estudio medio tiempo. Tengo una vida de la cual ella nunca se ha preocupado por conocer y mejor que no venga ahora a conocerme... solo ha metido preocupaciones a mi madre sin razón alguna o es que quieren que vuelva para su conveniencia...

En fin... antes de hablar de alguien es mejor conocerla... hablemos menos y escuchemos más!

4 comentarios:

TRES CHIN DE LINO dijo...

Hola!

Tienes toda la razón, yo lo veo inclusive con algunos amigos, hablan demasiado y a la hora de escuchar no lo hacen.

Definitivamente una muy buena recomendación para muchos de nosotros, escuchar mas, y dejar de hablar de nosotros por unos minutos.

Que estés bien.

andrés dijo...

Suena como si estuvieras habolando de mi familia Palitas... a veces es mejor hacerse el tonto y mirar hacia otro lado, no gastar energia en gente que no tiene sentido!

Mariana dijo...

Por desgracia no solo en la calle tmb en la familia... a mi me paso en el brete unas nenas desayunandome y lo unico que puedo decir es que la gente habla de lo que no sabe por deporte.
Excelente: HABLAR MENOS, ESCUCHAR MAS!

Palas dijo...

gracias a los tres por los agradables comentarios :)

a tener paciencia si, solo que llega un punto en que hay que "cachetearlos" para que sepan que no pueden pasar la vida hablando cosas que no son.