viernes, 24 de abril de 2009

Una cartera de mujer


Ana Istarú siempre me ha encantado como escribe y bueno ya que debo ir a sacar una cita a la Clínica para ver el resultado de los exámenes que me hice en Semana Santa, no estaré por aquí hasta la tarde, supongo... y decidí dejarles con un artículo que ella escribió para Tinta Fresca de La Nación.

Talvez no tengamos ni el esposo, ni los hijos, ni el gato pero...

Una cartera de mujer

Cuando crecí me enteré de ello por dos cosas: dejaron de darme un confite al traernos la cuenta en el restaurante Los Anonos, y empecé a andar por el mundo esposada a una cartera de mujer.

Una cartera de mujer es una especie de pequeño animal de cuero que, a juzgar por su contenido, pareciera haberse tragado el mundo. Guarda en su tripa una extensa variedad de objetos personales y otra extensa variedad de objetos surrealistas.

De hecho, es la víctima preferida de muchos chistes masculinos. Los caballeros, las manos libres, una billetera escasa y un peine en el bolsillo trasero, transitan por el mundo "ligeros de equipaje". Y no pueden evitar sonreír cuando una cartera de mujer abre sus fauces y al fondo de su entraña brilla algo así como el botín de un loco. Que paso a detallar: pañuelos desechables, azúcar dietética, lapicero, lápiz de labios, lápiz de cejas, lápiz de ojos, otro lapicero por si el primero falla, pastillas para la calentura de los niños, para la gripe del marido, para no tener más niños, fotos de los niños que ya se tuvieron, foto del marido que todavía se tiene, recibos múltiples por pagar, dinero para pagar los recibos, tarjeta de débito porque el efectivo no alcanza, tarjeta de crédito porque la de débito ya no echa, hilos y aguja, anteojos de sol para no arrugarse el entrecejo, confites para el aliento, confites para los niños, confites para el dolor de garganta y los cigarrillos que lo causan, espejo, cédula, cepillo, celular, un diente de leche, la lista de las compras, la lista de materiales para artes plásticas, el bichito de peluche que se cansó de cargar la niña, las cartas del correo que se cansó de cargar el marido, la medicina para desparasitar al gato, la medicina que le encargó la suegra. Cuatro canicas, cuatro curitas, cuatro gacillas. Una foto de una isla griega del anuncio de una línea aérea de una revista de la sala de espera del dentista. Un calmante.

Quizás, pienso, algún día, cuando a los hombres les incumba como asunto propio el bienestar de los demás, los lazos afectivos, la fiebre de los niños, la vesícula de su madre, la salud reproductiva de la familia, cuando tengan la cortesía de preocuparse más por su apariencia, cuando no dependan de una mujer para que no les corten la luz, pesará menos una cartera.

En la isla griega de la foto, (podría ser, lo mismo da, isla Tortuga; amigos extranjeros me han dicho que es preciosa), una mujer sonríe a ojos cerrados bajo el mismo sol que bronceó a Palas Atenea y a Afrodita. Y no lleva cartera.

Noviembre 2005

9 comentarios:

TICO SOCIAL dijo...

A mi me fascina como escribe Ana Istarú, la verdad esto me cayó apenas palas, uno de los últimos ensayos que entregue antes de salir a vacaciones de la u ósea ayer, era sobre genero, construcciones sociales, roles, cristianismo, política, y, economía, esto por citar algo en realidad quedo bastante extenso, pero al final, eso lo resumen Ana Istarú cuando dice: "cuando a los hombres les incumba como asunto propio el bienestar de los demás, los lazos afectivos, la fiebre de los niños, la vesícula de su madre, la salud reproductiva de la familia, cuando tengan la cortesía de preocuparse más por su apariencia, cuando no dependan de una mujer para que no les corten la luz, pesará menos una cartera".
Ahí ella da con esa cruel realidad, la mujer latinoamericana y la mujer Tica, muchas veces son presa de ese simbolismo de cartera, que si bien existe, desde hace mucho no debemos acostumbrarnos.
Ojala logremos una mayor equidad de genero en este país, en donde muchas veces se ve la exclusión de la mujer, y, las minorías como algo normal...
Un placer leerte cuídate mucho...un abrazo!!!

XOXO: TICO SOCIAL

Vampirela dijo...

Me encanta Ana Istarú, gracias por el artículo

Alvaro dijo...

Ja ja, está bonito el post.

La cartera, o el bolso, de una mujer me imagino que debe ser una especie de agujero negro donde hay de todo, y que por más que se le echen cosas, nunca se llena.

A veces, en la calle, veo mujeres que andan unos bolsos enormes y me pregunto: que tanto llevarán?

Saludos,

Natalia Astuácas dijo...

Realmente Ana escribe bien y se expresa como le ronca pero sin disvariar, eso me encanta, es súper congruente.
Un abrazo Ña Lá.

Cin dijo...

Me encantó, sencillamente me encantó. Muy buen aporte...

andrés dijo...

El post buenisimo, la imagen... genial jejeje

Un abrazo palitas

P. Vargas dijo...

K exito esta mujer. Buen post Palis, gracias por compartirlo. Me cuadra la forma en que escribe, expresando lo que le parece (o como dijo Naty, escribiendole como le ronca) sin dejar la clase y el estilo. Gran material. Saludos Palis. Feliz fin de semana!

La Morada dijo...

Cierto que siempre andamos jalando muchas cosas, que a veces ni se usan, pero estoy segura que el día que no las jalemos, ese día nos va a urgir utilizar una de ellas.

Yo prefiero seguirlas jalando y salvarle la tanda a alguien o a mí misma.

Mario_ergosum dijo...

Me encanta como escribe esa mujer...

Saludos...