lunes, 14 de noviembre de 2011

Y...

Si me ves desfallecer, me motivas. Si desfalleces, te motivo. Y es que a veces las cosas no salen como deseamos. El apoyo viene de quien menos lo imaginamos. No lo puedes creer pero sonríes, lo tomas, lo haces tuyo y sigues.

Me alegra tu confianza, tu egoísmo, tu interés, tu atención, tu motivación y tu ejemplo... Sin olvidar tu cuidado aquellos años de... Gloria!

La vida continua. Nosotros continuamos y seguiremos avanzando, tu mi apoyo... Yo el tuyo

1 comentario:

P. Vargas dijo...

Ayuda idónea. Muchas veces las personas se equivocan la perfección, y olvidan que se trata de buscar un complemente, de disfrutar de ese compromiso, de pasar de ser dos, a ser uno solo...