jueves, 10 de noviembre de 2011

La Propuesta


No era nada nuevo para ella pero ahí estaba la misma situación, lo mismo, exactamente igual. Cualquier otro día ella ni lo hubiera pensado pero no era la misma de aquel entonces. No.

En ese entonces le atraía. Qué? Talvez sus ojos achinados, su contextura corporal, no sé había un algo que provocaba sus hormonas y sobretodo las ganas de quitarse ese... "antojo". Ahí estaba él, adolescente. Descubriendo el mundo, haciendo loco, jugando de galán... si, la veía como una amiga nada más. Nada más... bueno lo que pasó antes de la boda del otro amigo en común no cuenta.

Ahora, años más tarde. Ambos profesionales, independientes, en otro nivel... ya no en la adolescencia y viene con una propuesta fuera de lugar.

Qué se cree? Acaso pensó que ahora iba a decirle que si? Así de fácil? Ja! Como le dicen!!! pensó ella luego de la conversación que tuvieron una noche fría y lluviosa.

Ella... ahora feliz, realizada como mujer y enamorada, no iba a tirar todo por la borda. No señor, estaba muy equivocado.

Gracias pero no gracias... fue su respuesta.

Indignado se fue, dejó de escribirle, llamarle, saludarle... Ofendido... Ofendido? OFENDIDO!

Y este hijueputa que se cree!!!

2 comentarios:

P. Vargas dijo...

¿Arriesgar todo lo que se tiene por una persona que en algún momento te delego al olvido? No gracias. Buen post Palis, y una gran enseñanza sin duda. Un gusto leerte de nuevo.

pd. Hoy después de seis meses de tener bloqueado mi Ip de Blogger, finalmente puedo volver (en el blog he publicado un post explicando un poco lo que sucedió) pido disculpas por la ausencia. Realmente he extrañado leerte. Un enorme abrazo amiga. Nos seguimos leyendo :D

Palas dijo...

El placer es mío al verte de nuevo por aquí, un beso enorme!!!