martes, 8 de noviembre de 2011

El tren


Llegó a la estación del tren con tiempo. Todo le temblaba, sentía ese hueco en el estómago esa sensación de... peligro, de misterio, de lo desconocido.

¿Si dejaba ir el tren? ¿Si se dejaba de varas y aceptaba el "reto" para embarcarse en la odisea de conocer al "desconocido" de hace años... la interrumpe la última llamada del tren y corre sin pensarlo dos veces.

Cabina, si él eligió. Una sonrisa maliciosa se dibujó en sus labios mientras cerraba la puerta a su espalda, ¿intenciones? las que fueran pero eso solo se puede juzgar en el momento, ni antes y mucho menos después (¿mejor pedir perdón que pedir permiso?).

20 minutos después su respiración es normal, esta perdida en el paisaje através de la ventana y tocan la puerta. Se asusta, siente su corazón a mil... quiere gritar pero ese grito muere con el sonido del tren retomando su camino.

Se levanta como puede, suda... sus latidos... wow... se queda inmóvil mientras la puerta se abre sola...

No hay comentarios.: