martes, 18 de octubre de 2011

Café de Octubre


Acordamos un café bajo este frío de Octubre.

Un café nada más, sin nada. Me pediste.

Acepté y bajo la lluvia de una tarde salí hacia tu casa.  Iba de pasada, tenía pendientes en la oficina que debía terminar pero ocupaba un receso.

Me ayudaste con la sombrilla y el abrigo.

El olor a café recién molido y chorreado me llevó a tu cocina... mi olor te llevó a mi cuello y me estremeciste...

Excume me? fue lo único que pude articular.

Un café nada más, sin nada... me susurraste al oído y hasta ese momento entendí el sentido...

2 comentarios:

andrés dijo...

encuentros fatal - cualquier excusa o movimiento los desatan!

Palas dijo...

desatan... desabrochan... desvisten... de... todo! ;)

besos ronceaditos colega!!! ^^