lunes, 16 de mayo de 2011

Un sueño ¿contigo?



La actividad terminó a la hora prevista. Cansados, agotados y algunos hasta hambrientos, nos fuimos colocando en cada cabaña.

Dejé que todo el mundo saliera. Igual tenía prisa pero haciendo molote con todo mundo por querer salir, no me iba asegurar que iba a llegar primero.

Vi que te quedaste. Que dudabas. Pensabas. (¿pensabas?) Parecías un animalito que da dos o tres vueltas antes de hacerse un puño y acostarse. Te acercaste.

Tu mano en mi cuello me acercó a tu boca. Mi cara expresaba sorpresa. Tus labios derrochaban peligro. Te alejé y me acercaste de nuevo. Quiero estar contigo, te quiero. Dijiste sin titubear y sin dejar de mirarme a los ojos.

Me safé de tus brazos. Tu hija... tu novia... mi novio... Fueron las palabras que pude mencionar mientras me alejaba ya por la puerta que estaba desolada.

Me perdí por los pasillos. ¿Este que piensa? Me preguntaba mientras ya iba dando con mi cabaña. El acceso incómodo. La última, allá bien lejos de todos. La cama se me pareció la de mi abuelita. Tiré el bolso a un lado y te seguía pensando.

Entraste (¿porqué no cerré la puerta antes?) y cerraste la puerta.

Te quitaste la camiseta, el jeans... y quedaste en boxer (negro, anatómico). Te acercaste de nuevo, yo ya no tenía puesta la blusa cuando me dí cuenta.

Caímos a la cama (Juraría que fuiste tu quien me empujaste), nos besamos, tus manos recorrían mi cuerpo y las mías en tu cintura. Te detuve. Tu seguías. Pensaba en los contras. Tu boca me mostraba los pro.

Tu boxer negro quedó en el piso junto a mi brassier y boxer negros. Abrazados en la cama. Acurrucados. En silencio. Agitados. Húmedos. Más cansados. Recobrando fuerzas cuando tocaron a la puerta.

Hice que te escondieras... aunque tu no querías. Me envolví en la sábana y abrí. Era ella... tu novia.

Me pidió entrar y no hallé excusa para no dejarla pasar. Mientras me hablaba cosas del viaje, trataba de esconder tu boxer en el piso...

Hubo un silencio. Se sentó en la silla y me miró...

No le hagas caso.

¿Perdón?

No le hagas caso a él...

Se fue sin decir más y tú apareciste...


De nuevo y con más besos...

2 comentarios:

Be dijo...

Ufffff...y así volviste de tus vacaciones? Nena pero se nota q disfrutaste el descansito entonces!

Un abrazo!

PD: Lograste el bronceado? :)

Palas dijo...

Be, querida jajaja volví mejor que nunca!!! :D

Jajajaja... siiiiiii!!! Caramelo sexy ;) jijijiji...