martes, 29 de septiembre de 2009

Nostalgia que no incomoda

Llueve.

Miles de gotas caen sobre el asfalto.

El cielo se ha vuelto triste, dirían unos, aunque un cielo celeste no es sinónimo de felicidad.

El tiempo corre sin que nadie lo detenga, han pasado siglos y no ha encontrado un contrincante digno que lo pare.

Una brisa helada entra en la habitación y recorre mi piel.

Estoy mirando por la ventana, miro la lluvia, miro el agua corer por la calzada, me miro y no te miro.

No me molesta, de verdad, pero tardes como éstas te colas en mi pensamiento y aunque no quiera, te pienso.

No dueles. No provocas ni lágrimas.

Es solo una nostalgia que no incomoda, solo acompaña.

Tomo un sorbo de mi copa de vino tinto, si… el mismo que nunca te gustaba.

7 comentarios:

  1. Palas,imagino que sin nostalgia no hubieras escrito estas líneas anímicas...a veces recordar es una bella sensación en la lejanía...prefiero el cielo gris al azul...la lluvia al sol y el tiempo ¡Ah, el tiempo! lo creamos nosotros chica...ni siquiera existe...¿existimos nosotros?
    Besitos y un placer leerte.

    ResponderEliminar
  2. La nostalgia es una visitante que muchas veces es grata su compañía...

    Muy buen post...no siempre que ser asociada con tristeza y desolación...

    Saluditos!!! muy bueno!!

    ResponderEliminar
  3. Nostalgia, justamente lo que siento hoy...

    ResponderEliminar
  4. Anónimo11:21 a.m.

    creo q todo puede acabar, todos se pueden ir.. pero la nostalgia siempre me acompaña

    ResponderEliminar
  5. Es una invitada recurrente que llega sin permiso ni aviso....

    ResponderEliminar
  6. ¿Algo así como "no lloro pero me acuerdo"?

    ResponderEliminar
  7. Me gusta... Me gusta mucho, lo he sentido y me puedo identificar con el sentimiento... me encantó la ultima frase, le devuelve el poder al personaje diciendo, "ahora hago lo que quiero, porque antes no me dejabas..."

    Un saludo y un abrazo señorita palas

    ResponderEliminar