viernes, 17 de octubre de 2008

Octubre Gris


Una lágrima cayó sobre el papel que estaba usando…

-Rayos –pensó- solo eso me faltaba!

Hizo un intento por hacer un puño el papel pero desistió. La verdad no tenía fuerzas para salir de donde estaba, no se encontraba en condiciones para hablarle cara a cara y ahora se da cuenta que ni para escribir sirve.

Se levantó del escritorio y empezó a buscar las llaves…

-Necesito aire… - Se decía mientras tiraba la puerta a su espalda…



Llevaba horas con ese horario…

- Horas? Ja… - una risa sarcástica salió de su boca

- Llevo una vida!- dijo en voz alta mientras hacía el semáforo en rojo.

Empezó a taxear luego de que la compañía a la que trabajaba la cerraron pues tuvo sus diferencias con el Gobierno. Ensamblaban partes, entre ellas unas que se usaban para unas armas en Estados Unidos y a raíz de tanto despelote pues se fueron para Malasia.

Con esa liquidación se compró ese gajito de carro… un hyundai gris… como si en las calles no abundaran pero fue eso mismo lo que le ayudó a pedir rebaja. Como no masticaba el inglés tuvo la genial idea de dedicarse a piratear… le costó ganarse el respeto de piratas y taxis formales pero les salió con la hablada o más bien con la realidad… debía mantener dos bocas y una tercera en camino, nadie dijo nada más y se fueron.

-Es taxista?- le preguntó una voz femenina

-Si…- dijo mientras olvidaba sus pensamientos y volvía a la realidad laboral.
-Lléveme a… a… rayos… -dijo pensativa la mujer

-Se encuentra bien?- preguntó medio extrañado

-Si, es solo que estoy cansada… lléveme por el centro si no es mucha la molestia.-dijo ya más tranquila

-Con gusto- dijo doblando en la esquina y poniendo un poco de volumen a la radio


Tenía su conciencia tranquila mientras se fumaba el Marlboro duro y tomaba sorbos del whisky. Si. Siempre que se encontraba medio estresado se desconectaba del mundo, sacaba a la gente de su oficina y subía a la azotea a admirar el paisaje junto al vasito de whisky. Compañero de muchas historias, recordaba.

Fue un lunes, esos malditos lunes. En los que por la placa no llevaba el carro al trabajo y decidió aventurarse en el bus. Estaba inmerso en su mundo de números, saldos y de los Bee Gees cuando un olor lo hizo mirar a la joven que recién se había sentado a su lado.

Piel blanca, ojos cafés, sencilla pero hermosa a los ojos de cualquier hombre. Una sonrisa a medias se dibujaba en sus labios, un brillo en su rostro y…

-Mucho gusto...-le dijo extendiéndole la mano. Ella se sonrojó pero le dió su mano. Hablaron hasta llegar a la parada final, salieron esa misma tarde por un café. Todo iba bien hasta que… se aburrió. Si. El es un hombre de mundo, no se podía dejar acaparar solo por ella. Salió con otras mujeres… le mentía… se escapaba… ella reclamaba pero salada… sabía que ella lo amaba demasiado y siempre le perdonaba todo, así que volvía a su cama cada vez que la necesitara… y ya no la necesitaba…

Sonó su celular. Un mensaje. Tirando la chinga del cigarro por los aires y tomando el último trago de whisky bajó de nuevo a su oficina.



Llevaba cinco meses en este país. Paco, su primo le había recomendado tomar sus cosas e irse de su pueblo natal. Si. La vida allá no valía nada o más bien si valía pero para los guerrilleros y secuestradores y mejor antes de gastar plata su familia en él, prefirió salir y buscar mejor vida.

Su mejor vida se convirtió en saldar cuentas por otros luego de conocer a Sergio en el bar de la esquina, él le enseñó del negocio y le consiguió los trabajos. Rápido y Limpio. Era su lema.

En su mano una foto. En su bolsillo un arma. Se puso el casco y encendió la moto. Nunca pensó terminar así pero ya su vida la había decidido y ya le había dicho que si.



La tarde estaba poniéndose gris y caían las primeras lluvias. La presa como siempre asomaba sus narices en las calles hechas para carretas y no para carros. El semáforo caprichosamente se puso en rojo. Un auto se detuvo. Una moto se acercó e hizo lo mismo. Diez segundos después salió de primero la moto.

La sonrisa de la mujer quedó a medias pues no pudo terminar de reírse del chiste que le había contado el joven taxista tratando de animarle y robarle esa sonrisa…

El joven no tuvo chance de decir palabra alguna, lo último que vió pasar ante sus ojos fueron sus dos hijos y todo se puso negro…

Esos mismos diez segundos bastaron para hacer un par de clicks para terminar la transferencia.

9 comentarios:

Pri dijo...

Historias, me encantan, me encantan las diferentes visiones y como se conjugan en un mismo espacio, eso nos pasa todos los días, esa es la vida.
Me encantó el post palitas. Un abrazo

Terox dijo...

Excelente... siempre me ha gustado esa forma de ver una historia, desde varias perspectivas, al estilo Crash.

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Me encantó !!
Una buena historia para iniciar este viernes, con solcito, chocolatito y la alegría de ser fin de semana.

Saludos

Amorexia. dijo...

Que barbara! que texto increíble, entrelazado, conexo, se ata y desata en una y cada una de lasa historias, unidos por este octubre gris y lluvioso... pero mirá, hoy ya salió el sol!!!

Hay que hacer la lectura blogger!!!

Saludos a deshoras.

MarySandel dijo...

Pali,
Excelente relato,
tantas historias conectadas
con la tragedia!!!

Me recuerda la teoria de los seis grados de separacion!!
Te sacaste un 100!!
:v

No quieres ayudarme con produccion de guion??? jajaja que carebarro!

andrés dijo...

Muy buenas las historias Palatienses!!!... me encantan slo simples y senciallas y que te dejan espernado un final inusitado!

Saludos palitas

Palas dijo...

Marisopita: jejeje gracias un abrazote a tí también estoy feliz por Luciano!!

Terox: Sabes no he visto la peli = S debo verla a ver que... que bueno que te gustó también!

Le agradé al Divino!!! yupiiii

Hey: Que dicha que fue un buen comienzo de viernes y obvio que te gustara!

Amo: gracias!!! jejeje que puedo decir?

Chayotiux: yo le ayudooo!!! jejeje yupiiii tengo un 100!!!!!

Andresito: Colega jaja pues que dicha también que te gustará... estas historias simplemente me encanta escribirlas...

Gracias por su fiel visita!!!! y Comments!!!

gama dijo...

buena historia de un gris octubre.

La Morada dijo...

Como te dije por correo...

"Que genialidad de relato!! Me imaginé la escena frente a los semáforos del Mall San Pedro y todo el asunto!!

De verdad que te quedó super tuanix!!"

Otra! Otra! Otra!