sábado, 29 de julio de 2006

Que valga la pena



El joven contemplaba el mar desde la cubierta de un buque carguero cuando una ola inesperada lo arrojó por la borda. Después de muchos esfuerzos, un marinero consiguió rescatarlo.

—Muchas gracias por salvar mi vida —dijo el muchacho.

—No hay problema —respondió el marinero. —Pero trata de vivirla como si hubiera valido la pena salvarla.

No hay comentarios.: