martes, 4 de enero de 2011

Tomemos un café y...


vemos que pasa...

Hablaremos del tiempo, de lo frío de estas noches y el calor de las mañanas.

De los regalos de Navidad, de la fiesta de año nuevo...

Hablaremos del trabajo, de la rutina, de los nuevos proyectos y de la necesidad de vacaciones...

De la familia... los hermanos... y los hijos, si aplican...

Pidamos otro café, distinto al primero, probemos... que no es malo probar algo diferente...

Te comentaré de lo que me contó un amigo, me hablarás de lo que dijo una amiga tuya...

Nos miraremos en silencio y lo romperá el mesero cuando traiga la cuenta...

Hallaremos temas para conversar las palabras salen y salen de nuestras bocas, pero no coinciden a las que expresan nuestros ojos...

Se nos secará la garganta y como último recurso pediremos un par de vasos de agua...

Hablaremos de aquí y de allá... tomaremos más de dos cafés y un vaso de agua pero evitaremos hablar de nosotros...



Inspirado en hechos de la vida real y del genial blog de Mariana...

3 comentarios:

Magy dijo...

porque los temas abundan, mas el del corazón pretendemos que lo hable la miradas, y las palabras queda congeladas en el silencio y se hable de todo del "nosotros"...

Bello, bello Palis
Un beso

Palas dijo...

;) jijiji bien dicho! Ademashay palabras que solo el corazon puede decir por mas que las evitemos.

Besos, tigris!

WOLVERINE dijo...

Hermosa Palitas, me encantarìa tomarme una deliciosa y caliente taza de cafè caliente contigo algùn dìa, conversar de algunos temas y reirnos un poco de las burradas de mi blog, ojo, solo es un cumplido, que no se enoje el negrito eh?

Salu2 de WOLVERINE