jueves, 30 de septiembre de 2010

No sé si...


es con la lluvia que viene la nostalgia. O si estas lluvias de Setiembre nos ha vuelto a encontrar. A veces la vida corre tan rápido a color que los grises de los días lluviosos nos obligan a sacarle mayor provecho, a robar un recuerdo, a descubrirnos pensando en algo que hace tiempo no pensábamos.

Comía en esta tarde lluviosa uno de esos sandwich que mi mejor amigo desde el cole y yo solíamos hacer en casa y en eso veo que se conecta al MSN... sin duda le comenté del sandwich...

Amo la lluvia, amo recordar, me encanta pensar en aquellos momentos en que he sido inmensamente feliz... la vida es demasiado corta para dejarse nublar, para detenerse, o no hacer nada...

Aprovechemos las pequeñas cosas... saquemoslelo positivo a tanta agua... tomar un chocolate caliente o un café... sola o acompañada... con los recuerdos o el presente... pero que sea un bálsamo para el alma...

Ah, si, y después de más de quince años, amo contar contigo Néstor...

2 comentarios:

Jeanne dijo...

Hola Palitas, después de tiempo poniéndome al día, me gustó mucho lo que comentas, a mi también me encanta la lluvia...sería bueno tomarse ese chocolate caliente.
Un abrazo a la distancia.

Mario_ergosum dijo...

La lluvia siempre trae nostalgia, al menos a mí siempre me hace pensar y recordar.
Saludos...