miércoles, 1 de septiembre de 2010

Cobíjame...


Y es que hay días como hoy donde la cobija pelea por mi... pelea contra esa responsabilidad que se va adquiriendo conforme vamos creciendo y no me quiere dejar ir... no me quiere compartir... es egoísta, es celosa, totalmente caprichosa...

No te vayas, me dice dulcemente... tiernamente... me acaricia y sabe mis puntos débiles... ¿cómo vas a dejarme si estamos tan calientitas? ¿me vas a decir que no te gusta? ¿si estás feliz, para qué cambiar eso? No seas así quédate... al menos cinco minutos más...

Y me quedo cinco minutos más que se vuelven media hora...

Me levanto a regañadientes... lamentando el momento en que acepté este trabajo... me baño con este frío y cuando regreso está ella... calientita, con esa mirada tentadora y sigue haciendome esas propuestas indecorosas...

Si te vas, te lo pierdes... me advierte...

Y me voy... pensando en ella... deseándola... recordándole cuando me tiene entre sus brazos... como cuesta dejar la cobija a veces...

3 comentarios:

MAGY dijo...

personalmente he estado desenado dejar las cobijas toda esta semana, cada vez se hacen mas pesadas y no me dejan dormir :(

Besos palis

andrés dijo...

A mi me pasa todos los dias...! Las cobijas me dicen onde carajos vas!!!??? jeje

Palas dijo...

Tigris!!! jejeje... lo que debes hacer es dejar un rato Cartago jejeje XD un café creo que sería justo...

Colega, uy verdad!!!! a mí me pasa siempre también... = P

Besos a los dos!!!!