sábado, 22 de mayo de 2010

Un viernes 21


Os confieso que ayer fue un día de esos que no deseas repetir...

Hubo cosas geniales como ver a mis sobrinitas por internet al menos 10 minutos (ya las extrañaba ver)...

Pero otras no tan genial como que le "metieran" a mami un billete falso de 10 mil colones y que ella se sintiera mal por eso.

Yo con mi "positivismo" y a la hora de la noche casi que mandé a todo el mundo a comer lo que les diera la gana al darme cuenta que dejé olvidada mi billetera (con mis documentos incluidos) en la casa y mi idea de comprarme unas frutas en AM/PM se fueron por la borda.

La bendición luego fue el Negro que me dió un exquisito arroz con pollo hecho por la mamá de él... y que llegando al trabajo hoy la comida "era gratis"... pequeñeces dirán pero para una persona que ocupa hacer 6 tiempos de comida y que solo había desayunado un pedazo de queso blanco y almorzado medio litro de leche... pues... ustedes saben...

Quería estudiar pero mi cuerpo no me deja... quería acomodar mi cuarto pero me faltan energías... deseo dormir pero tengo que hacer miles de mandados... así que mis esperanzas son nulas...

Solo deseo que más tarde esté nublado temprano... y que no haga calor... que el tiempo corra de mi mano y en algún momento poder misinguear...

Lo merezco!

2 comentarios:

KagosaVampire dijo...

Palitas al cuerpo hay que darle lo que llama a gritos.

Y es que las cositas pequeñas, esos detallitos son los que uno aprecia montones, lástima que la mayoria de veces pasan desapercibidos

andrés dijo...

jejejej apoyo a karito!!!