domingo, 9 de mayo de 2010

Los libros en mí


Marcel Prévost una vez dijo que "El hallazgo afortunado de un buen libro puede cambiar el destino de un alma". Para los que llevamos años, días hasta horas de leer un libro sabemos que al consumirnos entre las páginas vamos descubriendo un mundo nuevo a la vez que se aprende muchas cosas.

Ciencia ficción, romance, novelas históricas, teatro, poesía, lo que sea...

Mirando los libros que tengo a mi izquierda en mi biblioteca, pienso en los libros que he leído... los que volví a leer... los que leí solo una vez... ¿les saqué ya su máximo provecho? ¿por qué razón los tengo todavía? ¿acumulan solo polvo o forman parte de mis recuerdos?

Si... es que cada libro nos forma un recuerdo como por ejemplo "Un modelo para Rosaura" cuando conocí por primera vez a Samuel Rovinsky (si, aunque no lo crean no lo conocí leyendo "Fisgonas de Paso Ancho" en el cole). O que tal "Sublime amor juvenil" de Herman Raucher que era de Héctor, un amigo que conocí jugando baloncesto en la U y que luego de estudiar un tiempo juntos no he vuelto a ver ni saber nada de él, pero me queda su libro...

Tengo hasta mis primeros libros favoritos, una serie de la Editorial Lumen con diferentes escritores pero libros tan entretenidos cuando era una niña que aún los conservo... mi favorito "El Fantasma en el Espejo" de Karen Dolby. Ah, y no podía dejar de lado los tres libros de Lara Ríos "Pantalones Cortos", "Verano de Colores" y finalmente "Pantalones Largos"...

Los libros han cambiado la percepción de la vida, me han enseñado, me han dado recuerdos inimaginables e inolvidables... y no quiero que lleven tanto polvo en mibiblioteca o en las cajas que tengo en casa...

Cierto, duele desprenderse de ellos y los más amados no los regalaré o cambiaré pero que bueno y bonito sería regalar desinteresadamente un libro al mes. No debe ser nuevo, debe ser uno que tengamos en buen estado.

Pensé en buscar uno y regalárselo a el hijo mayor de un primo que está en la escuela, talvez así poco a poco adquiera el hábito de la lectura como yo lo hice algún día cuando era una niña...

2 comentarios:

Ella dijo...

Mis libros aparte de acumular polvo, me recuerdan quien soy..

¿Sabes? También siempre me pregunto si cuando leí cada uno les habré sacado todo el provecho.. y yo pienso que no... pero prefiero no volver a leerlos hasta que no tenga ninguno nuevo por abrir..

Saludos!!

Mario_ergosum dijo...

Los libros son para mí algo especial, consumirse en ellos y aprender, soñar y hasta vivir. Los que lees solo una vez, los que lees muchas veces, cada uno marca de alguna forma tu vida.
Bonito post...