sábado, 3 de enero de 2009

Fin de la Era del...

Foto: Preparación de los tamales de mi mami...


Diciembre. Época en la que nos ponemos un poco más fiesteros que lo normal.

Es donde cualquier excusa es buena para una visita a un familiar o amigo, esos que vemos una vez al año...

También es excusa para comprar más de la cuenta, gastar más, darnos ese gustito en algo que siempre hemos querido pero que nos saldrá más caro por la época…

Algo que me ha llamado siempre la atención es que diciembre es sinónimo de tamales. Si, no puede haber una navidad sin ellos y menos sin las invitaciones a tomarse un cafecito con uno o una piña.

Así que la Era del Tamal empezó... no sé si a ustedes les pasó que tenían más de una visita a tomarse un café con alguien y por supuesto, ya se sabía de antemano que iba acompañado del tamal que hizo el de la casa... o su mamá... o el de la pulpería... pero alguien de fijo lo hizo para degustarlo con usted.

En mi caso fue... Comprar los del vecino de mi abuelita que este año no aunque no estaban nada buenos por la cantidad de pellejo que traían… luego los de la CoopeUNA que fueron los mejores, pero les faltó carne, después de los de mi madre… ¡esos si sabían rico!

También estaban los de la amiga de mi madre y los que hizo la mamá de ella que estaban fatalesssss… nunca en mi vida he visto tamales tan blancos que encandilen al abrir la hoja… sin sabor… ni la pasita que tenía uno… fatal fatal…

Y es que es rico un buen café con un tamalito, salsita lizano y escabeche… mmmm… pero como todo el abuso es nocivo para la salud. No se si hay estudios de lo que provocan los tamalitos en las personas pero en exceso si son unos cuantos kilos de mas que hay que bajar subiendo la cuesta de enero jaja…

Hace tres años me empaché de los tamales… este año pues si me comí mis tamalitos aunque hubo días que ni los quería ver en pintura...

La Era del Tamal va terminando poco a poco conforme entra el primer mes del nuevo año… por dicha… no aguantaría un par de semanas más de tamales…

Quedan los últimos en la refri... en el congelador...

Ahora buscar la comida de enero… mmmmm…aunque nos falta por probar los tamales Cerrillenos...

5 comentarios:

Mario dijo...

Una propiedad interesante de los tamales que descubrí es que se congelan bien! Hace unos años que hubo exceso de tamales y nadie quería ver uno mas, terminé metiéndolos en doble bolsa y al congelador.

Al final se me olvidó que existían, hasta que por ahí de noviembre me encontré a mi hermano comiendo tamales.

Dado que todavía está para contar el cuento, y que me dice que no estaban nada mal... concluyo que los tamales son de esas comidas que congelan bien, por si les sobran algunos y no saben qué hacerlos =)

Palas dijo...

jajaja si Marito, tienes toda la razón, ellos se conservan super bien, que lo diga mi hermana en USA jejeje que hicieron tamales y para tener para sus antojos los guarda en el congelador.

Gracias por el consejito!!!! Aunque sabes, creo que en mi casa apenas van a salir jajaja quedan pocas piñas jejeje

Cuidate!

P. Vargas dijo...

K rico un par de tamalitos. Aunque no lo creas en diciembre solo me comi dos jaja Feliz año Palis!!

Io dijo...

no creas.. acaba de terminar pero ya me hacen falta jajaja

MarySandel dijo...

aw
tamales!!!
que ricos pero para que congelarlo yo se de alguien que puede comerlos todo el año...
informes conmigo jajajajaj
un abrazote nena!
:D