jueves, 29 de mayo de 2008

Mayo 29, 2008


Empezamos trabajando...

¿Será eso con el pie derecho?

Si lo creo...

Pero a diferencia de otros días no pudimos ver la madrugada en nuestro ventanal... lo que se divisaba, si puedo decir que se divisaba algo, es un manto gris impresionante que nos hacía sentir que estábamos empezando la jornada pero las caras largas de los que entraban y entre dientes refunfuñaban en que momento tuvieron que salir de sus cálidas camas...

Una Rikka que no llega puntual...

Una Rikka que parece una macha peliteñida (sin ofender a nadie claro!) y tenía aspecto de... no muy inteligente, menos para dar las clases de inglés... ¿o fue el pánico escénico que le produjo ver a siete alumnos de su misma edad y no a los niños a los que acostumbra a dar?

Finlandesa, ojos preciosos (¡Al César lo que es del César!¿No?), después de una hora ya medio se soltó a dar la clase, nosotros en clases de inglés y hablando en español... un reloj en medio de la mesa que me robaba la paz... Mary que se ganaba las cartas de Imperial pues ya hasta en el bolso las tenía inconscientemente...

Subir, marcar, bajar, aguarecer y luego de despedirme al mejor estilo de las Misses... irme bajo el agua al carro...

Salir... ¡Presa!

Buscar las opciones más razonables y menos congestionadas... sin duda hoy a medio mundo se le pegaron las cobijas, las sábanas, las esposas, novias, amantes (claro que también pudieron ser los esposos, novios, amantes...) hasta las pulgas...

Yo con la paciencia de salir... ellos con la urgencia de llegar...

Dar paso a un carro... otro... y otro... un pito del tipo de atrás, como si correrme 10 metros y obstaculizar una vía lo fuera a hacer llegar más rápido... Si va tarde, madrugue mañana...

Pasar por un pan "calientito" a la Musmanni...

Prestarle el celular a la señora que dejó las llaves dentro de su carro bajo el aguacero...

Venir en carrera... poner el café... abrir el correo...

Hablar con un nuevo amigo y recordar historias de The Grinch... brumas...

Hablar con otro amigo perdido de la Lagartija morada y hacer apuestas (aunque aún no le digo que si del todo!)...

Paró de llover momentáneamente...

Pero vuelve...

Hace frío...

El día super gris...

No pongo música pues me encanta como cae la lluvia en el techo...

Ese sonido...

Esa melodía...

Que no se compara al canto de las sirenas...

Pues éste invita a las sábanas...

No hay comentarios.: