lunes, 9 de mayo de 2016

Hoy

Me desperté asustada.

¿Me dormí?

¡Oooh por Dios!

Busco entre las sábanas por el control y me apresuro a encender el televisor. ¡Me he perdido 30 minutos de la primera parte!

Mi corazón se siente inquieto, mis manos y mis pies duelen por el frío... pero si lo asocio a lo que siento uuuffff... de muerte lenta estas instancias.

Termina el primer tiempo y 0 a 0.

Me voy a la cocina buscando algo de cenar y por supuesto algo que quite esta sensación de vacío en el estómago.

Confío en mi equipo pero no confío en los árbitros... el fútbol no es de merecimientos.

Finalizando el segundo tiempo, esa jugada como en cámara lenta... Sánchez... Granados y grito, grito, grito...

No se ha ganado nada, no hay conformismos y el sábado en la Casa de Don Eladio estaré gritando de nuevo, apoyando al Equipo.

No hay comentarios.: