lunes, 21 de febrero de 2011

Inevitable


Hacía más de un mes que no pensaba en ello... no sentía eso y... ¡era feliz!

No sentía esas ganas insaciables, ese desvelo, ese querer arrancar las ropas y hacerlo suyo...

Todo iba bien hasta esa tarde, ese momento del día que todo esta fuera de tu control y lo presintió...

Subió al cuarto piso por una taza de café, quería un café rico y el Britt siempre había sido su debilidad en ese sentido. Estaba esperando a que la máquina terminara cuando sintió una presencia a su espalda, al principio no la inquietó pero sintió como poco a poco su piel se erizaba y no pudo evitar empezar a recordar.

WTF!... no otra vez... cuando dió la vuelta y sus miradas se cruzaron. La garganta estaba seca, y no había ni pasado un minuto, tragó saliva y sonrió... ¿qué más podía hacer?

Ese Hola solo lo escucharon los ojos. Estaban solos... ¿cómo lo sé? ni idea su cuerpo se había vuelto más perceptivo de lo normal y más sensible al sentir el roce de su piel... un toque que le terminó de despertar sus instintos...

Roces... besos... mordiscos... respiración agitada... cuerpos transpirando sexo... ropa a medias...

Tenía que saciarse y solo lo podría alcanzar esa saciedad en ese cuerpo...

2 comentarios:

Be dijo...

Vengo a regresar la visita a mi blog, y quedo igual de encantada. Te sigo de inmediato pues me gustó mucho!

Cuántas veces no pasamos esos episodios, donde creímos haber logrado controlar u olvidar ese deseo x alguien...pero aparece, y caemos.

Un abrazo ;)

Palas dijo...

Be, que dicha que te gustó!! jeje así nos seguiremos leyendo sin duda

Aparece y... bueno ya sabemos que pasa jijijij ;)

besos!