sábado, 22 de agosto de 2009

Noche del 21/Madrugada del 22


Es de noche, aunque más bien de madrugada. El ventilador mueve la hoja pegada a la pared. Un rockcito suena a lo lejos, fijo de los 80’s. Ese sonido que cansa, harta, obstina vuelve una y otra vez a sonar. Lo miro… pensé en tomarlo y ya no está… que pena pero no guardo remordimientos.

El tiempo va despacio o va a su ritmo la verdad. A mi espalda cuatro relojes mueven las manecillas a su gusto, nadie los controla ni los pone bien. El ventanal muestra un parchón negro con puntos de diferentes colores naranjas… unos más claros que otros, una escala anaranjada hasta llegar al blanco. No se escucha más que las aspas del bendito ventilador que no tengo cerca pero no pasa desapercibido.

¿Les dije que esos puntos anaranjados tiritan a lo lejos? Si, parecen salidos del Poema 20… y tranquilos que no es la plática de Riccardo Giovanelli.

El agua escasea… si, la botella está vacía y mi garganta sedienta…

Cierro ventanas que ya no uso… me saturo de trabajo que hoy no tengo el menor deseo de completar… madreo al bendito diccionario en ingles que está en automático y no encuentro la forma de quitarlo, bueno y es que si lo quito después me hace falta… igual lo madreo…

Agua… Ese pedazo de queque de chocolate ya me pide que practique la eutanasia… si, que le quite el dolor de estar ahí en una caja de plástico, demasiado inhumano, lejos de los que en su momento fueron su familia y fueron tratados de la misma forma que él, es demasiada la agonía… pero sin agua como que no…

Trabajo, trabajo, trabajo… ¿Quién piensa en trabajo cuando hace sed, un pedazo de queque te hace ojos y el tiempo vuela al ritmo de las canciones que escuchas en tu ipod?

6 comentarios:

Blonda dijo...

Me quedo con el cierre de ventanas que ya no usás. Yo ando haciendo lo mismo, para poder abrir nuevas.

besote grande

Mario_ergosum dijo...

Y al final, ¿le diste una muerte digna al queque?
Hay días en que hasta lo mas cotidiano parece tomar vida propia.
Saludos...

P. Vargas dijo...

Buenas señorita! Aca de vuelta a las andadas. K rajado cuando observamos lo que nos parece tan familiar y como todo puede adquirir un matiz diferente, me encanto lo de aplicarle la eutanasia al pobre quequito, por cierto, le ayudaste a cruzar el umbral?

Saludos amiga, feliz fin de semana!

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Ja ja ja ja ja ja ja por lo menos escribís y te distraes... que rico...

Un abrazo paliux... aquí sigo.
Besos.

El mae del bajo dijo...

como q la madrugada tiene mucho de misterio y de romanticismo...

saludos Palas

La Morada dijo...

La pic esta genial!