miércoles, 24 de diciembre de 2008

Una noche más


El frío que se le metía entre sus huesos le indicaban que era una noche más de esas... esas que todo el mundo esta en el calor de la casa, alrededor de la mesa con una pierna de cerdo y otras delicias... todos reían... compartían... sin faltar el intercambio de regalos...

Podía escuchar a kilómetros las risas... así como oler la comida...

Una brisa helada le volvió a la realidad... a su realidad... a su esquina... a su cartón...

A su lado hecho un puño estaba su hermana... con unos zapatos sin suela... con un abrigo lleno de huecos... con mucha hambre como ella pero la engañaban con ese sueño... con dormir... entre más duerma, menos hambre y menos dolor para ella.

Mientras se acomodaba a su lado para al menos brindarle algo de calor, recordó cuando estaban en el orfanato... un cruel lugar donde hacía el mismo frío que en esa calle. En noches como esta había al menos un poquito más de comida, eso si alguien se las donaba... aunque sea las sobras de las fiestas de las compañías... pero eran manjares para ellos...

Ella cumplió la mayoría de edad y la echaron a la calle... con ella se vino ella... la verdad no eran hermanas de sangre, pero eso no importaba... le había defendido una noche de una paliza que le propinaba quien los cuidaba... eso le hizo ganarse una tanda para ella pero no podía dejar que ese hombre agarrara a palos a una niña por robar una simple galleta...

Huyeron juntos... hicieron de la calle su hogar... de los cartones sus cobijas... de los rincones y bancas sus camas... de la basura su comida...

Ese día no había regalos... no tenía plata y no encontró nada en la basura que darle... no habría cena... no habría nada...

Acercándose a ella y abrazándole se hicieron un puño luego de darle un beso en su cabeza procuró dormir un poco más... engañar a su cuerpo un poco más... soñar un poco más...

6 comentarios:

dolor de muelas dijo...

Duro y real... sin más palabras!.

La Morada dijo...

Tan triste y tan real.
Hay es cuando tenemos que agradecer a Dios enormemente por todas sus bendiciones.
Pero también buscar una manera de ayudar a todas esas personas con menos bienes que nosotros.

Saluditos Palas! Un abrazote!
Y Feliz Navidad Amiga!!! :D

*°·.¸¸.° Heidy °·.¸¸.°* dijo...

Una triste realidad que se repite muchas veces.

Un abrazo mi niña

El Crucificado dijo...

Muy Duro...buena narración.

Saludos y Feliz Navidad.

P. Vargas dijo...

Solo quien ha vivido una vida en la calle sabe lo que significa estar solamente amparado por la proteccion divina.

He ahi la importancia de valorar lo que tenemos, y como dice la morada, buscar la manera de ayudar a otros. Saludos mi querida amiga. Felices fiestas!!

Dica dijo...

Aunque no queramos verlo,
aunque crucemos al calle,
aunque lo ignoremos,
siempre esta ahí...

Saludos y Feliz Navidad