jueves, 5 de septiembre de 2019

Claudia


La conocí hace años y creo que no puedo precisar ahorita una fecha exacta.

Desde que recuerdo, siempre me han gustado las obras de teatro.  Entre los libros usados de "El Lector", en Heredia, entre polvo y hojas amarillentas, recuerdo gastar mi mesada en Samuel Rovinski, Daniel Gallejos, Shakespeare, Lope De La Vega, entre otros.

Recuerdo mis intentos de agarrar hojas y ponerme a inventar personajes, historias y puedo asegurarme que esas mismas hojas están en alguna caja plástica en la casa.

Escritora, dramaturga, actriz... según yo, iba a ser todo eso...

Recortando el periódico fijo tuve que haber dado con Claudia.  El título de la obra fijo llamó mi atención, así como el nombre del lugar donde lo tenía en escena: Teatro de la Rosa.  Fui con mami y puedo decir que desde ese momento hice click.

Si ya me imaginaba interpretando "El Séptimo Círculo"... "Ese algo de Dávalos"... "Macbeth"... "Un modelo para Rosaura"... En fin, me reflejaba en cada uno de los personajes de Claudia.

Desde entonces soy su fan.  Nueva obra en escena y ahí voy.  Vuelven a poner en escena una obra, ahí voy.

Siempre quise leer sus obras pero nunca se lo dije (si, a ratos Palas tiene verguenza jajaja).

Hoy es un día de esos donde no dudo de la felicidad que puede sentir Claudia al presentar el libro pero de la mía cuando lo tenga entre mis manos y me pueda sentar a leerlo.

"Admiration, n. Our polite recognition of another's resemblance to ourselves." Ambrose Bierce

No hay comentarios.: