martes, 25 de junio de 2013

Café para Tres



Martes...

En casa con dolores, me costó un mundo comer... que lo digan mis amigos españoles que desde la Madre Patria me hacían porras para que me alimentara.

Cuando me levanté, por fin pude ir a darle de comer a las mascotas y yo... no comí.  Insulina y al súper.  Me antojé de comer quesadillas y gracias a que la refri esta llena de queso (gracias a mi padre) pero no había tortillas tipo mediterráneo de la Mission (jajajaja esto no es un anuncio).

En el súper hice de las mías... sola sin ánimos y de compras, terrible jejeje metí en el carrito muchas cosas por las que no iba pero weno... muy tarde para arrepentimientos.

De vuelta a casa a cocinar... ¡me quedó delicioso!

Hablar un rato con mis queridos españoles (quienes me han hecho mucha compañía últimamente) y en eso mi prima decide darse una vuelta y pasar a tomar café.

Media hora después alguien toca a la puerta y mi mayor sorpresa: Chris.

Chris, fue uno de mis mejores amigos en la U... junto a Chalo éramos la muerte... excelentes tiempos sin duda y años de no vernos.  Estuvo más de un año por Bolivia y bueno, ahora esta de vuelta.

El café para dos se volvió para tres y nos hemos reído... usted no se imagina cuánto.  Las bromas... parecía que la U no hubiese pasado nunca...

Fueron seis horas tan buenas que no puedo dejar de agradecerle a Dios y a ellos...

"El amigo ha de ser como la sangre, que acude luego a la herida sin esperar que le llamen."
Francisco de Quevedo

No hay comentarios.: